TC BARCELONA

SERVICIOS INTEGRALES DE MECÁNICA,
CHAPA Y PINTURA EN BARCELONA

Blog

Rally Barcelona-Sitges 2018: el pasado se hace presente por un día

 

El pasado 4 de marzo se celebró una nueva edición del Rally de Coches de Época Barcelona-Sitges, que en este 2018 organizaba por 60ª ocasión consecutiva el encuentro de vehículos producidos hasta el año 1928.

Hemos de reconocer que a nosotros, por edad, esos coches tan antiguos nos son un tanto ajenos. Como a muchos de nuestros clientes, nos resultan más familiares los coches que siguieron al Seat 600, que por algo fue el coche que “motorizó” al país. Sin embargo, cualquiera que se diera una vuelta por la plaza de Sant Jaume de Barcelona ese domingo por la mañana, tuvo que sentir algo de curiosidad mezclada con un punto de admiración, estamos seguros. Y es que ver cómo los motores de algunos de estos coches se arrancaban con una manivela, nos traslada por unas horas a principios del siglo XX.

Marcas desaparecidas y casi olvidadas como Darracq, Alcyon o Pierron vuelven a ver la luz junto a otras cuyos nombres resultan más conocidos, como Hispano Suiza o Talbot. Y entre todas ellas llama la atención ver cómo eran hace cien años los logos de Renault, Peugeot, Citroën, Fiat o Ford, luciendo sobre los radiadores de unos aparatos que entonces, igual que hoy, dan una idea bastante certera del nivel tecnológico de cada época.

En resumen, lo que pudo verse en la prueba fue una reunión de más de un centenar de vehículos que llegaron a la plaza del ayuntamiento barcelonés por sus propios medios y que representan, de alguna manera, la historia del automóvil. De ahí que resulten un foco de atención inevitable, te gusten o no los coches.

Desde Barcelona, los coches participantes salieron dispuestos a afrontar la ruta que une la Ciudad Condal con Sitges, atravesando para ello la carretera de las Costas del Garraf. Hoy ese tramo no tiene ningún secreto, pero cuando aún no existían “los túneles”, como llaman a la autopista C-32 a su paso por la zona los que la transitan a menudo, adentrarse en ese revirado tramo era toda una aventura. Y de eso no hace “apenas” ni treinta años.

Pues ya puedes imaginar el reto que supone para un coche con más de seis décadas entre sus ejes. Pese a todo, la gran mayoría de los participantes llegan hasta la meta intactos. No en vano sus propietarios, venidos de muchos rincones de Europa, no solo se esmeran para que las carrocerías luzcan relucientes, sino que se preocupan durante todo el año por que los motores de sus automóviles estén perfectamente puestos a punto. Tal cual como si acabaran de estrenarlos.

 

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Post navigation

Deja un comentario