TC BARCELONA

SERVICIOS INTEGRALES DE MECÁNICA,
CHAPA Y PINTURA EN BARCELONA

Blog

Ventajas e inconvenientes de los cambios en la nueva ITV

El pasado 20 de mayo entró en vigor el nuevo Real Decreto por el que se rigen las estaciones de la ITV. El escándalo del dieselgate desveló que muchas marcas, empezando por las del Grupo Volkswagen, habían introducido parches en la programación electrónica de los motores para modificar su rendimiento en los procesos de homologación y conseguir unas emisiones más bajas de las resultantes en un uso real.

Así, antes incluso de que se haya podido poner en práctica un protocolo de homologación mucho más estricto para los constructores, los usuarios tienen que hacer frente a una revisión de su vehículo que en principio parece más severa, ya que se tienen en cuenta aspectos que hasta ahora no se inspeccionaban, pero que en el fondo no debería suponer mayor problema para los coches en los que se realiza un mantenimiento correcto.

Entre las ventajas de la nueva normativa se encuentra que, si la inspección es desfavorable, ya no será necesario volver a pasarla en la misma estación una vez reparados los defectos del coche, sino que se podrán revisar en otra distinta.

También se agradece que, si se pasa la ITV en el mes anterior a la fecha de vencimiento, se mantendrá dicha fecha para fijar la siguiente revisión, con lo que ya no nos exponemos a una multa por querer apurar al máximo la vigencia de la etiqueta.

  • Otra de las novedades que facilitarán la vida a los conductores es que los coches importados de un país de la UE estarán exentos de la ITV aquí, pues deberán ajustarse a los plazos de inspección señalados en la legislación del país de origen.
  • Las nuevas matriculas acrílicas sin códigos de barras ya están autorizadas y para los vehículos matriculados antes del 2012 no es necesario, puedes tener más información en la web de https://www.matriculasacrilicas.net.

A los coches producidos a partir de 2006 se les controlará el estado de la centralita electrónica a través de la toma OBD. Esto significa que se detectará cualquier alteración de su programación y sus registros históricos, especialmente si se trata de chips de potencia o dispositivos similares, pero también se comprobará si el número de bastidor coincide con el de la documentación y si el kilometraje es coherente con el de la anterior revisión.

Además, también permitirá analizar el estado de los diversos componentes de seguridad gestionados electrónicamente, como el control de estabilidad ESP, el ABS, los airbags, etc.

Por último, si tienes un coche que pensabas catalogar como clásico, deberás esperar a que cumpla 30 años, en lugar de los 25 que eran necesarios hasta ahora.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Post navigation

Deja un comentario