TC BARCELONA

SERVICIOS INTEGRALES DE MECÁNICA,
CHAPA Y PINTURA EN BARCELONA

Blog

Rally Barcelona-Sitges 2018: el pasado se hace presente por un día

 

El pasado 4 de marzo se celebró una nueva edición del Rally de Coches de Época Barcelona-Sitges, que en este 2018 organizaba por 60ª ocasión consecutiva el encuentro de vehículos producidos hasta el año 1928.

Hemos de reconocer que a nosotros, por edad, esos coches tan antiguos nos son un tanto ajenos. Como a muchos de nuestros clientes, nos resultan más familiares los coches que siguieron al Seat 600, que por algo fue el coche que “motorizó” al país. Sin embargo, cualquiera que se diera una vuelta por la plaza de Sant Jaume de Barcelona ese domingo por la mañana, tuvo que sentir algo de curiosidad mezclada con un punto de admiración, estamos seguros. Y es que ver cómo los motores de algunos de estos coches se arrancaban con una manivela, nos traslada por unas horas a principios del siglo XX.

Marcas desaparecidas y casi olvidadas como Darracq, Alcyon o Pierron vuelven a ver la luz junto a otras cuyos nombres resultan más conocidos, como Hispano Suiza o Talbot. Y entre todas ellas llama la atención ver cómo eran hace cien años los logos de Renault, Peugeot, Citroën, Fiat o Ford, luciendo sobre los radiadores de unos aparatos que entonces, igual que hoy, dan una idea bastante certera del nivel tecnológico de cada época.

En resumen, lo que pudo verse en la prueba fue una reunión de más de un centenar de vehículos que llegaron a la plaza del ayuntamiento barcelonés por sus propios medios y que representan, de alguna manera, la historia del automóvil. De ahí que resulten un foco de atención inevitable, te gusten o no los coches.

Desde Barcelona, los coches participantes salieron dispuestos a afrontar la ruta que une la Ciudad Condal con Sitges, atravesando para ello la carretera de las Costas del Garraf. Hoy ese tramo no tiene ningún secreto, pero cuando aún no existían “los túneles”, como llaman a la autopista C-32 a su paso por la zona los que la transitan a menudo, adentrarse en ese revirado tramo era toda una aventura. Y de eso no hace “apenas” ni treinta años.

Pues ya puedes imaginar el reto que supone para un coche con más de seis décadas entre sus ejes. Pese a todo, la gran mayoría de los participantes llegan hasta la meta intactos. No en vano sus propietarios, venidos de muchos rincones de Europa, no solo se esmeran para que las carrocerías luzcan relucientes, sino que se preocupan durante todo el año por que los motores de sus automóviles estén perfectamente puestos a punto. Tal cual como si acabaran de estrenarlos.

 

Te damos 5 razones para venir a TC Barcelona (pero tenemos más)

Una de las primeras dudas que le asaltan a un conductor cuando tiene que reparar su coche es el taller donde llevarlo. Es normal, nuestro vehículo es un bien muy preciado y no queremos que lo toque cualquiera.

Sin embargo, la reparación de carrocería en un coche no es como comprar en el Mercadona. La experiencia previa, sea la propia o la de un conocido, es un factor decisivo a la hora de confiar su automóvil a un profesional, de modo que en este artículo le queremos explicar por qué, sin conocernos, es una buena idea elegir TC Barcelona:

  1. Una gran experiencia con vehículos de todo tipo: desde coches populares hasta espectaculares deportivos, tratamos con todo el mimo los automóviles que reparamos desde hace más de dos décadas.
  2. Porque los mejores ya confían en nosotros: somos un taller pionero de Five Star, la red internacional de talleres de chapa y pintura de la marca de pinturas Cromax, que se distingue por los altos estándares de calidad que exige a todos sus miembros antes de adherirse, y nos controlan constantemente para asegurar que los mantenemos.
  3. Garantía de por Vida: sin letra pequeña. Mientras mantengas tu coche, sabes que la reparación de pintura que te hagamos será perfecta.
  4. Porque todas las compañías de seguros confían en nosotros: tienes derecho a elegir libremente el taller al que llevas a reparar tu coche pero, ¿has pensado alguna vez por qué tu compañía te sugiere algunos talleres concretos? Con nosotros, las aseguradoras están tan tranquilas como lo estarás tú.
  5. Porque somos cercanos y ofrecemos un gran servicio: te recogemos y devolvemos el coche; te lo devolveremos limpio por dentro y por fuera; financiamos la reparación; realizamos reparaciones Express; y siempre seguimos procesos respetuosos con el medio ambiente.

Estas son, como decimos en el titular, apenas 5 de los muchos motivos para venir a TC Barcelona. El resto, te los contamos durante tu visita.

¿Por qué nos gustan tanto los SUV?

El mundo del automóvil está cambiando, eso está claro. Eso lo podemos ver cada día en nuestro taller de chapa y pintura. Pero no solo los coches en sí, sus sistemas de seguridad o los de confort. También estamos cambiando, y mucho, los conductores, porque nuestros gustos y preferencias no son los de hace apenas unos años. Hoy muchos de quienes se plantean comparar un vehículo nuevo quieren que sea realmente un coche para todo: práctico, seguro, habitable… y SUV.

Sí, aunque los coches de aspecto campero hace décadas que están en el mercado, hace relativamente poco tiempo que se han convertido en un fenómeno de masas. Aunque la primera generación del BMW X5 fue el primer coche de tipo todoterreno en el que se dio prioridad al comportamiento en carretera respecto a sus aptitudes off-road, sin duda el que cambió por completo la percepción de este tipo de coches entre el gran público fue el Nissan Qashqai, todo un pelotazo para la marca japonesa, a la que han seguido la práctica totalidad de fabricantes, generalistas o premium.

Para explicar por qué el Nissan Qashqai fue -y sigue siendo en su segunda generación- todo un éxito de ventas hay que tener en cuenta dos factores: el primero, no obliga a renunciar a nada, entre quienes buscan un coche de dimensiones compactas, al estilo del Volkswagen Golf. El segundo, su estética distintiva, con la carrocería elevada y el puesto de conducción por encima de la media, dan al coche una mayor presencia, que se transmite tanto desde fuera como cuando uno lo conduce. En otras palabras, un SUV mola más y hace nos hace sentir que molamos más.

Así, si antes había que elegir entre la utilidad pragmática de un monovolumen o el estilo clásico de una berlina, ahora nos encontramos con un tipo de automóvil atractivo y que ofrece espacio y comodidad suficiente para una familia, además de un comportamiento y una seguridad sobre el asfalto que, cada vez más, es perfectamente comparable con el de una buena berlina. Podría decirse, pues, que los SUV los mejores coches “todo uso” (que no todoterreno) que hay en el mercado.

Es por eso que, tras el Qashqai, el resto de marcas se han lanzado a desarrollar su propio modelo de tipo campero, aunque cada una le haya dado su toque distintivo. Desde el Mitsubishi ASX al SEAT Ateca, pasando por el Volkswagen Tiguan o el Renault Kadjar, la oferta de SUVs se ha multiplicado de tal manera que cualquier marca que no ofrezca el suyo sabe que está perdiendo ventas y, todavía peor, clientes.

Y por si fuera poco, el efecto se ha extendido desde el segmento de los compactos al resto: por arriba, los SUV de 7 plazas han borrado prácticamente a los monovolúmenes más grandes, y por abajo, los denominados SUV urbanos están llamados a cambiar el panorama del parque móvil en las ciudades, con sus carrocerías de color y sus infinitas posibilidades de personalización. Y eso sin olvidar a los SUV de superlujo como el Bentley Bentayga o el superdeportivo Lamborghini Urus.

Aunque los coches de toda la vida siguen llegando a nuestro taller, está claro que ahora tienen que compartir espacio con los jóvenes silvestres. Y a ti, ¿qué coches te gustan más?

TC Barcelona, un taller de chapa y pintura pionero

El pasado viernes 3 de noviembre celebramos en nuestras instalaciones una reunión de trabajo muy especial. En colaboración con nuestro proveedor de pinturas para el automóvil Axalta –suya es la marca de pinturas que utilizamos, Cromax-, organizamos un encuentro con los agentes de Generali Seguros, compañía con la que acabamos de concertar un acuerdo de colaboración.

Generali es una compañía de seguros internacional de reconocido prestigio en el sector, con una trayectoria de más de 170 años. Actualmente, está desarrollando una red de talleres de chapa y pintura con los que quiere ofrecer a sus clientes un servicio de muy alta calidad en la reparación de sus vehículos, y ha elegido a TC Barcelona como taller piloto para poner en marcha un innovador proyecto: la videoperitación.

A través de una aplicación instalada en el teléfono móvil podemos realizar la peritación del vehículo en cuanto llega a nuestras instalaciones. Esta app cuenta con un sistema de comunicación online que nos pone en contacto de forma remota con el perito responsable. Éste nos indica dónde y cómo debemos hacer fotos del coche para poder evaluar su estado y realizar un presupuesto de la reparación en tiempo real.

Gracias a este sistema se eliminan por completo una de las principales causas de retraso en la reparación de un coche. A menudo, dependiendo de la carga de trabajo del profesional, el vehículo debe esperar varias horas en el taller hasta que el perito puede desplazarse para hacer la valoración de los daños. Al eliminarse ese retraso, el plazo de devolución del vehículo ya reparado se reduce drásticamente.

Para TC Barcelona, formar parte de este proyecto piloto es la confirmación de que las compañías de seguros valoran positivamente nuestros procesos de trabajo y nuestro servicio de atención al cliente. Nos sentimos muy orgullosos de la confianza mostrada por Generali, una confianza que trasladamos a diario a nuestros clientes, a quienes siempre tratamos de ofrecer un servicio y una atención de primer nivel.

¿Pasarías 17 años de tu vida construyendo tu propio Lamborghini Countach?

El Lamborghini Countach es uno de los coches más emblemáticos, si no el que más, de la marca de Sant’Agatha Bolognese. Y no es para menos: sus líneas agresivas congeniaban a las mil maravillas con las prestaciones de un motor V12 que, año tras año, veía aumentada su cilindrada y potencia, que pasaron de 4.000 cc y 375 CV cuando fue lanzado en 1974, a los 5.200 cc y 455 CV de su última evolución, el Countach 25 Aniversario, que se mantuvo en producción de 1988 a 1990.

Siendo, sin duda, un vehículo singular y claramente reconocible, no deja de ser uno más de los espectaculares superdeportivos que han ocupado las portadas de las revistas del motor y que hoy protagonizan no pocos videoclips de grupos de hip-hop. De hecho, es muy común encontrar réplicas, realizadas por profesionales o por aficionados entusiastas, a los que su pasión por los coches italianos les puede llevar a realizar transformaciones como un Pontiac Fiero que pasa perfectamente por un Countach, o la esforzada de un albanés que pasó un año para evocar un Lamborghini Reventón a partir de un Mitsubishi Eclipse.

Hay sin embargo, de entre todas las recreaciones que hemos encontrado, la de Ken Imhoff nos ha llamado especialmente la atención. Este estadounidense, seducido por las angulosas formas del deportivo italia

no mientras veía la película “Los Locos del Cannonball”, decidió que quería tener uno igual. Como no es un hombre rico, tiró de talento y tenacidad para arrancar un proyecto increíble: construir un Lamborghini Countach con sus propias manos, desde cero y en su sótano.

Tal y como explican en Autobild.es, soldó un chasis tubular de acero, al que le acopló el motor de un Ford Cleveland 351 V8 con carburadores Weber y una caja de cambios automática ZF de cinco velocidades. Posteriormente, fue dando forma a los paneles de aluminio de la carrocería, que soldó con sumo cuidado y lijó con devoción. Él mismo aplicó la imprimación, pero para pintar la carrocería del coche prefirió llevar los paneles a un pintor profesional.

Nada menos que 17 años le costó terminarlo (el coche vio la luz del sol en 2008), toda una vida dedicada a una obra que estuvo a punto de costarle el matrimonio (sin duda, su mujer Eileen tiene que ser todo un prodigio de paciencia) pero que dio como resultado una creación impecable.

¿Cómo acabó la historia? Cuatro años después puso el coche a la venta en eBay, donde se subastó por un mínimo de 75.000$ (58.000€ en aquella época) porque, según parece, le apetecía “hacer otra cosa”.

Somos un Five Star, el taller de las cinco estrellas

Ganarnos la confianza de los clientes de nuestro taller de chapa y pintura ha sido siempre una de las prioridades de todo el equipo de TC Barcelona. A nosotros no nos basta con la típica promesa de un futbolista, que recién fichado afirma con orgullo: “solo prometo trabajo…”.

De hecho, si a nosotros no nos basta es porque sabemos de buena tinta que no sirve de gran cosa que hayamos invertido muchas horas en la reparación de un coche si el cliente encuentra defectos en ese trabajo.

Antes al contrario, nuestra trayectoria, después de más de 20 años de experiencia en la reparación de la carrocería del automóvil, nos ha permitido aprender que el mejor aval es la satisfacción de ese conductor que nos confía su vehículo con un daño y se lo devolvemos como si nunca hubiera pasado.

Ver que el cliente vuelve cuando se encuentra con otro problema, o recibir a nuevos clientes que llegan por recomendación del anterior, nos enorgullece, a la vez que nos hace sentir una gran responsabilidad, que aceptamos con mucho gusto, por supuesto.

Para conseguir este nivel de confianza contamos, como decíamos antes, con una dilatada experiencia, pero no solo. Para desenvolverse hoy en día en un mundo tan complejo como el de la reparación del automóvil, es imprescindible contar con la ayuda de los mejores colaboradores. Por eso formamos parte de la red Five Star, y por eso utilizamos la marca de pinturas Cromax, antes conocida como DuPont Refinish.

Cromax hereda una trayectoria casi centenaria especializada en los sistemas de repintado del automóvil, que hoy ofrece soluciones adecuadas para cualquier necesidad. Desde los colores más exóticos a las mezclas más resistentes, la eficacia de sus pinturas permite reparar los coches con rapidez, siempre con el respeto al medio ambiente como eje prioritario. Por eso ofrecemos garantía de por vida en nuestras reparaciones. Algo nos dice que eso también da confianza… ¿o no?

La carrocería del coche te puede dejar sin vacaciones

Tu coche está muy bien para su edad, digan lo que digan. Tiene ya unos años, pero le tienes cariño. Es de muy buena marca y jamás te ha dado un problema. Nunca te ha dejado tirado. Bueno, aquel pinchazo en una comarcal, a la cual no sabrías volver, no cuenta. Nada más.

Llevas el coche al día. Guardas las facturas de todas las revisiones. Hasta la más insignificante. Porque siempre lo has cuidado. Si no fuera porque los niños lo ensucian todo, por dentro estaría impecable. Pero ya se sabe. Cuando eran pequeños aún, pero ahora que son mayores… En fin, mejor no pensarlo. Qué más da, si ya para lo poco que lo usas. Además, cualquier día de estos lo llevas a que te lo limpien y seguro que queda como el primer día. Y te darían un buen dinero por él, si quisieras venderlo.

Qué lástima no haber comprado aquella plaza de garaje cuando tuviste la oportunidad. Está bastante bien de chapa pero claro, en tu barrio siempre acabas encontrando un buen sitio donde aparcar. Ya ni te enfadas demasiado cuando te encuentras un nuevo arañazo en el paragolpes. ¿La gente no sabe conducir o qué? Todos los golpes que tiene la carrocería del coche se los han dado otros, pero jamás te has encontrado una nota para hacer un parte amistoso. Vale, es cierto, el de la aleta trasera fue cosa tuya. Es que los parkings están hechos para coches pequeños, y aquella columna estaba muy mal puesta. Pero ya hacía unos meses que te habías pasado al seguro a terceros y nunca es un buen momento para llevarlo al taller de carrocería. Total, solo era una rascada. De aquello hace tanto tiempo que ya ni recuerdas exactamente como fue. De hecho, ya ni la ves. Pero sigue ahí.

De modo que un buen día vas a tu visita anual a la ITV para que te digan que tu coche está muy bien para su edad. Eso ya lo sabes. Este año, sin embargo, ya no está Manolo, ese que hizo la mili como tú, en Jaca. Quizá se haya jubilado. En su lugar está Jonathan. Es un chaval joven, rubito, muy despierto y educado. Te pide que salgas un momento del coche. Te enseña la chapa perforada en el paso de rueda. El óxido se ha tomado su tiempo, pero ha hecho su trabajo: Falta grave y por consiguiente “ITV desfavorable”. Te darán, como norma, unos dos meses para repararlo, pero las vacaciones ya no serán exactamente como las habías imaginado.